Propuesta de La Caverna por una nueva organización estudiantil

Estándar

1. Introducción

 

Desde su creación en el curso 2003/2004, la asociación La Caverna ha estado comprometida en la lucha por la defensa de los derechos de lxs estudiantes. Esto nos ha situado ante el proceso de Convergencia Europea, al que nos hemos opuesto tanto mediante la movilización, (a nivel de facultad, de Madrid, y también a escala estatal y europea), como mediante el trabajo institucional en las diversas instancias de representación de alumnos. Además de esto, hemos trabajado por mejorar las condiciones de vida del estudiantado, luchando por pequeñas mejoras en la facultad (microondas, fondo de apuntes) y denunciando a los profesores que nos hacen la vida imposible. Todo esto además de actividades de tipo cultural, académico, lúdico, etc.

 

Desde que empezamos en esta lucha, una de los objetivos de la asociación La Caverna ha sido conseguir coordinar nuestro trabajo con el de otros grupos estudiantiles, en otras facultades de esta universidad, en otras universidades de esta ciudad, en otras ciudades de este país y en otros países de Europa. Por ello hemos participado en numerosas redes y estructuras que han ido apareciendo y desapareciendo, con mayor o menor éxito: Estudiantes de Izquierdas en los cursos 03/04 a 05/06, ACME en los cursos 05/06 y 06/07, CEM en los cursos 06/07 y 07/08, los encuentros de Estudiantes en Movimiento, las asambleas contra Bolonia de la UCM el curso pasado, los Foros Europeos del Estudiante en Bakaiku, París y Atenas, y otras muchas que se pierden en el olvido. Algunas de estas estructuras acabaron disolviéndose, otras se mantienen. Ninguna de ellas nos ha quitado de la cabeza la idea de que la unión hace la fuerza y que para vencer necesitamos organizarnos más allá de los muros de nuestra facultad. Y todas ellas nos han servido para experimentar, para ver lo que funciona y no funciona, y para aclararnos respecto a qué tipo de organización queremos.

 

El último curso fue de especial intensidad para nuestra asociación. La voz de alarma de nuestros representantes en Junta sirvió como chispa para una movilización como no se recordaba desde hace años, y que por fin ha conseguido poner en aprietos a alguna de las autoridades. Hay varias razones por las que esta lucha no acabó en victoria total: se empezó ya muy avanzado el curso, falló la coordinación con otras luchas en el resto del Estado, y nos enfrentamos a un vacío total de estructuras y redes estudiantiles en otras facultades. 

Entre otras cosas, esta lucha ha servido para informar e implicar a mucha gente nueva, gente que recién llegada a la universidad ya está implicada en la defensa de sus derechos como estudiante. Y también ha servido para poner otra vez de manifiesto la urgencia de crear una organización estudiantil madrileña, que organice a todos los que están comprometidos en la lucha contra Bolonia. De esto se ha hablado en muchas ocasiones, entre cervezas, en las cafeterías, en los pasillos, y en ocasiones en las asambleas. Desde La Caverna creemos que es hora de hacer avanzar este debate y por eso lanzamos una serie de propuestas, con la idea de que sólo mediante un texto escrito podemos avanzar concretamente. Se trata simplemente de un llamamiento a debatir, a escribir más propuestas, y a ir avanzando colectivamente.

 

2. ¿Qué balance hacemos de las organizaciones en que hemos participado hasta ahora?

 

Sin pretender cerrar el debate, queremos sacar algunas conclusiones sobre las estructuras en que hemos participado hasta ahora. A nivel de Madrid, participamos en la creación de dos organizaciones estudiantiles, ambas con ánimo de permanecer, de mantenerse más allá de los ciclos de movilización y de asegurar el relevo generacional en la universidad. Estas dos organizaciones son Estudiantes de Izquierdas y CEM (Coordinadora de Estudiantes de Madrid). Ambas funcionaban básicamente como una federación de colectivos y asociaciones ya existentes. Así, La Caverna era la “sección” de estas organizaciones en la facultad de filosofía, y se suponía que lxs estudiantes eran miembros de ellas en tanto que eran miembros de La Caverna. Para coordinarnos, había plenarios a los que asistían representantes de las distintas asociaciones. Se supone que en las facultades donde no hubiera asocis, la gente se podría meter individualmente, siempre con la perspectiva de crear una asociación en su facultad que funcionase como “sección”.

 

¿Qué problemas tuvimos en estas organizaciones? Por lo general, eran siempre los mismos representantes de La Caverna los que asistían a los plenarios. El resto de la gente de la asociación daba el visto bueno a lo que se hacía, pero sin implicarse directamente en EI o CEM, y sin sentirse en realidad miembro de ellas. Estas organizaciones quedaban lejos de la realidad concreta de la facultad, y de la actividad de la mayor parte de lxs estudiantes activxs. Además, la gente que asistía a los plenarios era por lo general la más politizada, muy a menudo militantes de organizaciones políticas. Esto hacía que el nivel de politización de los plenarios fuera muchísimo mayor que en los colectivos, y además el rango de sensibilidades políticas representadas era bastante estrecho (y distinto entre EI y CEM). Esta es otra de las razones por las que muchxs militantes de nuestra asoci (donde hay gente de sensibilidades políticas cualitativa y cuantitativamente muy diversas) no se reconocían en EI y CEM, aunque sin llegar a oponerse a nuestra participación en ella.

 

 

3. Entonces, ¿qué proponemos?

 

– Queremos una organización en la que todxs lxs miembros se sientan iguales y comprometidos con el proyecto. 

Por ello proponemos que la pertenencia a la organización sea por afiliación individual: si estás convencidx de la necesidad y la importancia de construir la organización, pagas una pequeña cuota (p.ej. 5€ anuales), te inscribes, y eres así miembro de pleno derecho, con voz y voto en todas las instancias.

 

– Queremos una organización que se base principalmente en el trabajo por abajo, en las facultades, organizando, estructurando y mejorando el curro que ya se está haciendo. Que sea además cercana a lxs estudiantes de la facultad, y no sólo a unxs pocos estudiantes muy politizadxs.

Por ello proponemos que la organización funciones por colectivos de facultad o rama, que se reúnan regularmente para planificar el trabajo que hacen en su facultad. Estos colectivos pueden crearse a partir de las asocis que ya existen, pero serán distintas de ellas.

– Queremos una organización plenamente democrática, controlada por sus militantes y autónoma respecto a toda organización política, y libre de burocracias.

Por ello, proponemos que los colectivos de base tengan plena autonomía para decidir sobre lo que hacen en su ámbito de intervención (por ejemplo su facultad). Todo órgano que quede por tanto por encima de los colectivos de base se dedicará a tareas técnicas, de centralización y organización, y siempre bajo el mandato de todxs los militantes de la organización/sindicato (que se podrían reunir, pongamos, trimestralmente).

 

-Queremos una organización en la que tenga cabida toda persona comprometida y activa en la defensa de los derechos de lxs estudiantes. 

Por ello, defendemos que la definición política de la organización deberá ser por tanto laxa, en el que se encuentre a gusto gente con distintos niveles de conciencia política, si bien no necesariamente de acuerdo en otros aspectos, sí plenamente comprometida en la defensa de los derechos de lxs estudiantes.

 

– Queremos en definitiva un sindicato estudiantil, que sirva en para dotar a lxs estudiantes de una estructura permanente capaz de reaccionar a cualquier ataque, que dé la cara tanto en la calle, mediante movilizaciones, sin reparar ante ningún medio de lucha que sea efectivo, como en las instituciones de representación: ya que es la única manera de conocer perfectamente los ataques que nos llueven por todos lados.

 

 

4. ¿Qué pasa entonces con las asambleas?

 

Creemos que las asambleas son el mejor medio de lucha en periodos de movilización: permiten la participación del máximo número, son rápidas y dinámicas, y son la única voz legítima de los estudiantes en periodo de movilización. Por ello lxs militantes del sindicato/organización deberán estar comprometidxs con la construcción de estas asambleas, sometiéndose a sus decisiones como cualquier otrx estudiante.

 

Pero también creemos que en periodos de baja movilización, las asambleas se convierten en una herramienta inútil: la falta de organización, la poca continuidad de lxs participantes, y los ires y venires del calendario escolar hacen que sean ineficaces y poco democráticas. Es por eso que defendemos también la existencia de una estructura permanente, con estatutos democráticos, en la que puedan participar quienes estén comprometidxs durante toda su vida universitaria y no sólo unos días o unas semanas al curso.

 

 

5. ¿Y con las asociaciones?

 

El trabajo sindical que queremos para la nueva organización es realizado ya en muchos casos por las asociaciones de alumnos ya existentes. Es por ello que nos dirijimos a ellas para colaborar en construirlo. Sin embargo, no queremos simplemente una “federación” de las asociaciones ya existentes: lo interesante sería que la sección sindical fuera lo más amplia posible, incluyendo a todo tipo de gente interesada en la lucha por una educación pública. En este sentido, las asociaciones tendrían indudablemente el cometido de impulsar la creación de la sección del sindicato, pero con el fin de que éste se constituya como entidad separada de las ellas. Obviamente corresponderá a cada asociación determinar qué tipo de trabajo realizará una vez haya impulsado la creación de la sección sindical, y dependerá de la realidad de cada facultad, pues todas son muy distintas en estos aspectos.

 

6. Muy bien pero…. ¿Cómo empezamos?

 

Hace ya tiempo que estas ideas están en boca de muchxs. Creemos que para avanzar es importante empezar a poner cosas por escrito. Por eso, enviamos este documento a todas las asocis y colectivos de estudiantes que conocemos, y os pedimos que deis vuestra opinión, a ser posible por escrito. Si la reacción es buena y hay suficiente gente que quiera implicarse, tenemos que empezar a pensar en escribir los documentios fundacionales de la organización: estatutos, principios, ese tipo de cosas. Cuanto antes nos pongamos a ello mejor

 

 

Asociación La Caverna, a 15 de Octubre de 2008

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Propuesta de La Caverna por una nueva organización estudiantil

  1. Carlos J. González

    Todo lleva su tiempo.
    Desde el momento en que ingresé en la Universidad me consideré miembro de un proyecto llamado no sólo a velar por mi educación, sino por la de todo el estudiantado. Sin embargo, la desesperanza fue engullendo toda suerte de ilusión que me pasara por la cabeza -y por el corazón-: asignaturas insustanciales promovidas por docentes que dejaban mucho que desear, ya fuera desde el lado humano, ya fuera desde el académico.
    El alumno de primero, entonces, decide esperar, proseguir con el segundo curso y encomendarse a no se sabe qué. Pero un verano lleno de lecturas vuelve a chocar con el desgaste producido por más asignaturas vacías y por más docentes asqueados de su trabajo y del trato con el estudiante.
    Mas uno cae en el error dos o incluso tres veces más, hasta llegar a quinto.
    ¿Y cuál es el resumen? Que ya no valen las rarezas “del docente-filósofo”, que uno espera -y espera esperanzado, como dije- a que alguien le diga que “este no es el camino”, que para saber de Filosofía hay que aprender alemán e inglés, griego y latín, por supuesto; pero sólo dos, a lo sumo tres profesores en la Licenciatura enseñan a ser, además, “persona”.
    No quiero vender ningún rollo raro; además redacto esto fijándome muy bien en no mostrar ningún tipo de pedantería, ningún artificio. Sólo quiero reivindicar el papel de ciertos profesores que, sin decir qué hay que hacer, muestran, haciendo, cómo hay que proceder, sin remilgos ni “formas apropiadas”; ellos son sin duda el alma joven de nuestra facultad.
    Y si el joven suele pecar generalmente de algo, es de ilusión, de ganas, de verdadero ahínco: lo que se hace siendo aún joven, perdura, porque “la virtud es difícil de olvidar”.
    Y por qué no confesarlo: me he dado cuenta tarde, muy tarde, de qué significa, ya no la Filosofía, sino estudiarla, ir en su busca, reñirse con autores, luchar con gramáticas complicadas para entender idiomas imposibles, pasar noches leyendo de forma incansable, y sin embargo, llevarlo a cabo con verdadero placer.
    Por eso, y en paralelo al afán de La Caverna por salvar las circunstancias del alumnado en general, reivindico el papel individual del estudiante en su propia labor; tenemos la oportunidad de ponernos por encima de la Universidad, de ensalzar la tarea del alumno como la del trabajador de sí mismo.
    La Caverna nunca ha sido de mi agrado, lo he dicho en más de una ocasión; pero ahora no hay tiempo de guerra civil. Es necesario poner las cosas en su sitio, empezando, desde luego, por uno mismo.
    Un saludo cordial.

  2. UNo

    Hola Carlos. Me alegro de leer tu mensaje. Yo he participado en la caverna desde casi su comienzo hace 5 años. No sé por qué dices que nunca fue de tu agrado. Sinceramente, me interesa saber por qué. Y me interesa porque leo tu mensaje y no veo que puede haber de incompatibilidad entre tus inquietudes y las mías. Si quizas se han cometido errores, como es natural que sea pues nadie es perfecto, es sano conocerlos para aprender de ellos. Un saludo, y gracias.

  3. dani

    puedo entender el primer comentario con el que me siento muy identificado. La caverna para muchos se ve como un coto privado, espero que con esto nadie me malinterprete, pero molesta bastante ver por todos los lugares estrellas rojas, ¿estoy en contra de ellas? y eso que más da, no es su lugar. De ahí mi alegria al leer esa apertura de miras hacia una comunion entre estudiantes sin que importe el caracter ideologico de la persona. simplemente visto desde afuera la caverna no parece un sitio para mi, ¿porque? no lo se, pero no me causo nunca buena impresion. lo vi como un lugar que no era para mi y se que es prejuicioso lo dicho hasta ahora, pero esas han sido mis sensaciones, tal vez ahora me atreva a aparecer.

    en otro orden de cosas, parece que el texto es una propuesta en el aire mas que una idea concisa, ¿se le esta dando forma o es, mas bien, un veremos? Me baso para decir esto sobre todo en la manera en la que estan planteadas las cosas en dicho texto (podria ser, veremos, pretende ser, etc.)

    espero no haber incordiado demasiado, un saludo, dani

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s